jueves, 15 de diciembre de 2005

Abogado UE pide igualar las pensiones para transexuales y mujeres


Extraído de Terra Actualidad

El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Francis Jacobs, consideró hoy que el Reino Unido, y por extensión todos los Estados miembros, deben igualar las prestaciones de pensiones de jubilación que conceden a mujeres y transexuales femeninos.

Jacobs llegó a esta conclusión al examinar el caso de la ciudadana británica Margaret Richards, nacida varón y sometida a una operación de cambio de género en 2001, y a la que las autoridades británicas niegan el derecho a recibir una pensión de jubilación desde los 60 años como el resto de mujeres.

La opinión del abogado puede orientar pero no obliga a los jueces del Tribunal de la UE, que comenzarán ahora sus deliberaciones sobre el caso y emitirán sentencia próximamente.


Margaret Richards nació varón en 1942 y, después de que se le diagnosticase una disforia de género, se sometió a una operación quirúrgica de cambio de sexo en mayo de 2001.

Con arreglo a la legislación británica que fija la edad mínima para recibir pensiones de jubilación en los 60 años para las mujeres y en los 65, para los hombres, Richards solicitó en febrero de 2002 dicha prestación amparándose en su nueva condición femenina.

Pero el Departamento de Trabajo y Pensiones británico rechazó su petición al entender que a efectos de la seguridad social, el sexo de una persona es el que figura en su certificado de nacimiento.

Richards recurrió ante el Tribunal de Apelaciones de la Seguridad Social, que ha inquirido a la Justicia europea si tal denegación es contraria a la directiva comunitaria de igualdad de trato en materia de seguridad social.

El abogado general consideró hoy que, por analogía con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE,
la directiva es de aplicación efectiva en los
casos de discriminación como resultado de una operación de cambio de género.

En consecuencia, opinó que es contrario al derecho comunitario que un Estado miembro deniegue la concesión de una pensión de jubilación antes de la edad de 65 años a un transexual femenino cuando esa persona habría tenido derecho a pensión a los 60 años si hubiera sido considerada una mujer.

Jacobs rechazó el argumento del Reino Unido de que su denegación está cubierta por una excepción a la directiva que permite a los Estados miembros excluir de su ámbito de aplicación la fijación de la edad de jubilación.

Estimó que dicha excepción permite fijar edades de jubilación distinta para hombres y mujeres, pero no se refiere a las disposiciones relativas a la determinación del sexo de la persona interesada.

También señaló que corregir esta discriminación no crearía un riesgo de repercusiones económicas graves en el Reino Unido, dado el número relativamente escaso de personas que se vería afectado por la sentencia.


domingo, 11 de diciembre de 2005

La doble batalla de Irina

Extraído de Milenio

Irina Echevarría libra una batalla que sabe perdida contra una enfermedad degenerativa que la postró en una silla de ruedas.


Lo primero que atrae de Irina es su aparente fragilidad. Aparente porque, aunque es incapaz de sostenerse en pie sobre sus piernas, se irguió para comenzar, hace cuatro años, su proceso transgénero. “Nací varón, pero siempre me sentí mujer”.

Sorprende también Nélida Reyes, o Nelly, quien fue su compañera y esposa durante 14 años. Después de un proceso muy doloroso, a raíz de que Irina tomara la decisión de ser mujer, venció sus propios prejuicios y se quedó con ella para apoyarla. Un amor que dejó de ser de pareja, porque como dice Nelly, “ahora somos hermanas”.

Prejuicios cerca de casa

A pesar de que como en todo el mundo, el 10 de diciembre México conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos, Irina ha visto los suyos violentados.

La pesadilla comenzó hace siete años, cuando solicitó a la asamblea vecinal una rampa en su edificio para poder moverse en silla de ruedas. Los vecinos la obligaron a abrir un acceso en el jardín trasero, pegado a su departamento, que pagó con su dinero.

El acceso se convirtió en paso habitual de todo el mundo. Los problemas aumentaron cuando inició su proceso transexual. “Me aventaron excrementos de animales dentro de casa y hasta un gato muerto descompuesto”. Temiendo por su integridad física, en agosto puso una puerta en la rampa para cerrar el acceso.

“Pinche puto. Más vale que te hagas la idea de que te tienes que largar de aquí”, o “marica, te faltan huevos”, son los insultos que soporta Irina desde entonces.

La intolerancia en la unidad habitacional donde vive es un ejemplo de los prejuicios en todo el país.
Según la Primera Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, realizada este año, 48.4 por ciento de la población no permitiría que en su casa viviera una persona homosexual. La misma encuesta apunta que para 70 por ciento de las personas homosexuales consultadas, la discriminación contra ellas ha aumentado en los últimos cinco años, y 43 por ciento la sufrió este año.

En semejante contexto, Irina, discapacitada físicamente y además persona transgénero, tiene una situación doblemente difícil.

Discriminación institucional


Los vecinos —“manipulando pruebas”, señala Irina— la denunciaron ante la Procuraduría Social por haber colocado la puerta en un acceso público. Pero ella no cejó.

“Levanté una denuncia ante el Ministerio Público contra el ex administrador del edificio, por discriminación”.
Cuando el funcionario de la Fiscalía, Juan Manuel Chao, le pidió su identificación oficial y vio su nombre de varón, “cambió totalmente de actitud”, diciendo que la denuncia no procedía por falta de pruebas. Irina denunció entonces a Chao ante la Secretaría de Servidores Públicos.

Además, también lleva un proceso ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), donde rechazó una conciliación en que sus agresores exigían un examen pericial psicológico “para determinar si mi transexualidad es verdadera o tengo alguna enfermedad patológica por la que yo me autodiscriminé y los culpé a ellos”.

Letra muerta
Desde 1998, el Código Penal del Distrito Federal tipifica la discriminación en el artículo 206. Pero “la ley es letra muerta”, afirma Arturo Díaz Betancourt, de la Comisión Ciudadana Contra los Crímenes de Odio por Homofobia.

“Desde esa reforma, ninguna de las denuncias por discriminación ha salido adelante”, sostiene Betancourt, debido a los largos y complicados procesos.
Actualmente, sólo cuatro estados, además del Distrito Federal, tipifican por ley la discriminación con base en las preferencias sexuales: Chiapas, Veracruz, Aguascalientes y Colima.

Mientras Betancourt habla de “una crisis del sistema de justicia mexicano”, Ricardo Hernández Forcada, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, reconoce que el prejuicio homofóbico puede condicionar al servidor público para que “realice actos discriminatorios o niegue derechos legítimos” contenidos en la Constitución y en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

La esperanza nunca muere
En favor de Irina está su actitud combativa ante la vida, ligada a su militancia política en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Gracias a su perseverancia, los medios de comunicación hicieron público su caso,
“y como por arte de magia”, comenta con cierta ironía, algunas autoridades también se interesaron, como la procuradora social, Magdalena Gómez, y la subprocuradora de Derechos Humanos de la Procuraduría General de Justicia del DF, Margarita Espino.

Irina logró apoyo oficial a sus denuncias y a su reivindicación de que en las actas figurara su nombre de mujer y no el masculino, que aparece repetidamente en todos los documentos a los que Cimacnoticias ha tenido acceso.

El procurador capitalino, Bernardo Bátiz, también se reunió con Irina y, “mostrándose muy sensible, se comprometió a seguir con lupa” las dos denuncias interpuestas contra su vecino y el funcionario.

Irina ahora tiene más esperanzas, y busca testigos y pruebas para el juicio contra Chao.
“Espero que el procurador Bátiz sea mi testigo, porque ahora sólo tengo a Nelly”.

Homofobia arraigada

La homofobia es un sentimiento incrustado en la sociedad mexicana, denuncia Betancourt “que tiene que ver con la construcción hegemónica masculina.
Todo lo que no cumpla con el rol masculino es cuestión de persecución, ya sea lesbiana, homosexual o transgénero”.

Elegir ser mujer es para Irina otro vértice de discriminación: “Renuncié al dudoso privilegio de ser un hombre y bajé de categoría social. En este país, a las mujeres las golpean, agraden, insultan y matan por razón de su sexo”.

El miedo a la diversidad está también arraigado entre la juventud mexicana, a la que le corresponde liderar la transformación hacia una sociedad más abierta y plural.
Así, 71 por ciento de las y los jóvenes no apoyaría los derechos homosexuales, según la Encuesta Nacional de Juventud del año 2000.

Crímenes de odio


“Me niego a ser una cifra más de las estadísticas del odio”, dice Irina. Y es que, aunque no existen datos oficiales, un informe de la Comisión Ciudadana contabilizó en México, mediante de datos aparecidos en prensa, 867 crímenes por homofobia en los últimos ocho años.

“Tres personas homosexuales, transexuales o lesbianas mueren al mes en nuestro país. Se calcula que por cada tres casos, como mínimo, hay tres más que no son visibles”, indica Betancourt.

Irina, quien además ha perdido a su familia y a casi todos sus amigos, ha pensado en huir de la intolerancia a través del exilio político.

La autoexpulsión forzosa no es inusual.
Según el Conapred, entre 1994 y 1998 la Comisión Internacional para los Derechos Humanos de Lesbianas y Gays, con sede en San Francisco, recibió 116 peticiones de mexicanos homosexuales que solicitaban asilo político. Además, un hombre gay mexicano fue el primero en obtener asilo político en los Estados Unidos.

Pero Irina se quedará hasta que la enfermedad se lo permita: “el tiempo que me queda quiero vivirlo pleno y verme como mujer”.

Requiere 130 mil dólares para operarse y verse como mujer. No sabe cómo conseguir el dinero.

“El procurador Bátiz me dijo que haría una colecta en la Procuraduría”. Pero, sin duda, lo más difícil será transformar la mentalidad de una sociedad que se niega a aceptar la diversidad.


miércoles, 7 de diciembre de 2005

Fallan contra joven transexual Argentina para que se realice intervención reasignación sexo

Extraído de SentidoG 06/12/2005

Villa Dolores.- (La Voz del Interior y Web)-. La Cámara Civil, Comercial y del Trabajo de esta ciudad rechazó la petición de la familia de Nati -la adolescente transexual, de 15 años- para que se autorizara una operación de cambio de sexo genital cuando llegue a su mayoría de edad, previa incorporación de hormonas destinada a preparar su cuerpo. Los padres de la joven brindaron el fallo, dictado la semana pasada, en exclusiva para La Voz del Interior y consideraron "un acto discriminatorio" la decisión de los jueces (ver "Que la dejen...").

"Nati" nació varón, pero desde los 13 años asegura ser "una mujer encerrada en un cuerpo de hombre". Algunos de los especialistas más destacados del país han confirmado su diagnóstico de transexualidad. Su familia apoyó su decisión y solicitó a la Justicia un cambio en su identidad. "Nati" logró asistir a una escuela donde es tratada como una chica,(Lo puedes leer aquí --->
Nati, la joven transexual argentina es cada vez mas aceptada en el colegio por todos)
igual que en su hogar, y decidió difundir su caso. "Nati" es una de los candidatos al Premio Cordobés del Año, propuesto por este diario.(Lo puedes leer aquí --->
La joven transexual argentina es una de las 16 candidatas a Figura del Año en Córdoba)


Historia en Tribunales

A principios de 2004, basándose en el derecho a la identidad y en la necesidad de una mejor calidad de vida para quien consideran una hija, los padres de "Nati" solicitaron a la Justicia una operación de reasignación sexual, sugiriendo la hormonación previa a los fines de que la masculinidad no siga avanzando en su cuerpo.

"En este país, y en casi todo el mundo, sólo te otorgan una nueva identidad legal después de la operación", explicó la madre de "Nati".

En noviembre de ese año, el juez de 1ª Instancia y 2ª Nominación en lo Civil y Comercial de Villa Dolores, Rodolfo Álvarez, resolvió rechazar in limine la petición. Es decir, rechazó el pedido antes de analizar la cuestión de fondo, al considerar que la solicitud no se ajusta al derecho.

"La naturaleza de la pretensión que constituye el objeto de la demanda excede las facultades que la ley civil acuerda a los actores para actuar en representación de su hijo menor...", expresaba la resolución. La potestad de los padres no alcanzaba para autorizar una intervención de esa magnitud.

Este año, Alicia y Javier -como les ha llamado este diario a los padres de "Nati" para preservar sus identidades- insistieron con un recurso de apelación, al que hizo lugar el Juzgado. En el documento, el abogado Néstor Richiazzi solicitó que se revocara la sentencia basándose en los contundentes informes médicos, psicológicos y psiquiátricos. También citó los derechos a la identidad, a la personalidad y a la expresión del menor. El letrado se oponía además a la no legitimación de los padres como representantes legales de su hijo, y al hecho de que no se consultó a la Asesoría de Menores de Tribunales.

Qué pasó ahora

El miércoles último, José Soria López y Miguel Antonio Yunen, jueces de la Cámara interviniente, firmaron el auto interlocutorio rechazando el recurso de apelación de los padres de la joven.

"El sistema de los recursos pertenece a la ley y es de orden público, por lo que les está vedado a los jueces introducirle modificaciones, las que no pueden autorizar ni aun mediando consenso de las partes", expresa una parte del documento, que observa "graves deficiencias formales" en la apelación.

El fallo afirma que la cuestión de la hormonación previa no fue mencionada en la petición inicial y sí en la apelación. Y sintetiza: "No es posible habilitar la apelación para considerar y decidir sobre lo que no fue resuelto porque no fue pedido".

Una fuente de la Cámara interviniente explicó: "Es una medida puramente técnica; no se ponen en duda los diagnósticos ni se juzga la actitud de los padres, simplemente se le da razón al rechazo in limine de Álvarez. El tema de la medicación previa apareció recién en la apelación". La misma fuente recordó:
"La medicación previa podría hacerse sin autorización judicial".

El fallo expresa además: "La circunstancia de no abordar la autorización para el tratamiento medicamentoso-hormonal (...) no implica anticipo de opinión respecto de la eventual ulterior procedencia o improcedencia del reclamo".

"Era previsible"

Richiazzi, abogado de la familia, consideró que la decisión del tribunal era "previsible".

"No existen precedentes; este es un caso único en el mundo con estas características. El hecho de que no haya doctrina hace más inviable el avance en este sentido", dijo. "Nos queda interponer un recurso de casación ante la Cámara, a los fines de que dé intervención a una instancia superior, como la Corte Suprema de Justicia; seguiremos evacuando todas las instancias posibles", anticipó el abogado.


El Inadi actúa de oficio en el caso de Nati

El Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) cuestionó hoy el fallo de la Justicia de Villa Dolores que rechazó la petición de la familia de la joven de 15 años Nati, para que se autorizara una operación de cambio de sexo cuando llegue a su mayoría de edad, previa incorporación de hormonas destinada a preparar su cuerpo.

En tal sentido, el vicepresidente del organismo, Esteban Llamosas, confirmó que el Inadi actúa "de oficio" en este caso que conmovió a la sociedad cordobesa y que tuvo repercusión nacional.

"El Inadi como organismo de aplicación de la ley antidiscriminatoria ya había intervenido de oficio antes de conocerse este fallo de la Cámara Civil, y lo va a volver a hacer ahora porque realmente acá hay dos aspectos que la Justicia no ha tenido en cuenta", sostuvo Llamosas.

Luego enumeró: "Primero, no haber reconocido el tema de fondo que es la identidad sexual de la menor. (Y segundo) es que aquí se ha violado la Convención Internacional de los Derechos del Niño".

"Los niños tienen todo el derecho a peticionar y a expresar lo que desean con independencia de lo que los expertos puedan opinar acerca de los motivos de la petición, cosa que se ha obviado y ha sido soslayada insólitamente por la Justicia en Villa Dolores", recalcó Llamosas, en diálogo con radio Cadena 3.

Críticas

Por su parte, los padres de "Nati" también criticaron hoy el dictamen de la Cámara Civil, Comercial y de Trabajo de Villa Dolores y consideraron que se trató de
"un acto discriminatorio", "un atentado contra la salud psicofísica de ´Nati´".

"La persona de "Nati" en la resolución no existe (para los jueces)", insistió su madre, quien cree que los magistrados no observaron "el todo" sino sólo "una partecita", relacionada con la cirugía.

"´Nati´ no tiene derecho a ser lo que es" y "hago responsable a quien correspondiese si a mi hija le pasare algo", sentenció su madre, en declaraciones periodísticas.

Por su parte, su padre, Jorge, indicó que "no hay duda que "Nati" es una chica, está confirmado por el diagnóstico de los especialistas en la materia, sin embargo la Justicia no lo reconoce, ni siquiera han llamado a peritos".

Según expresaron los padres de "Nati", la resolución de la Cámara de Villa Dolores será apelada en los próximos días y pasará al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba. "esperemos que allí no nos pongan palos en el camino", sostuvo la madre del adolescente.


"Que la dejen ser lo que es"

La noticia del rechazo a su petición por parte de la Justicia fue tomada como una nueva mala noticia en la casa de "Nati", un hogar de clase media de Villa Dolores trastocado por una historia familiar conocida dentro y fuera del país desde que, el 3 de octubre, este diario lo difundiera.

Alicia, docente y madre de "Nati", señaló ayer: "La sentencia se basa en formalismos y es discriminatoria, no se tiene en cuenta nuestra angustia, el derecho de mi hija a ser lo que es. Nuestro sufrimiento es terrible: a mi hija no se le permite ser".

"Hemos encontrado apoyo y contención en la sociedad, en la gente común, en la escuela; pero no en la Justicia", dijo Alicia.

"Esto nos acarrea una serie de miedos e incertidumbres por lo que esto puede generar -señaló la madre-; a mi hija no se la ha respetado en el derecho a su identidad, hemos llegado a pedir el cambio de sexo porque es la única forma de que la ley le otorgue una nueva identidad legal a Nati".

Javier, médico y padre de "Nati", señaló: "Queremos que nos allanen el camino para una solución que necesitamos, la Justicia de Villa Dolores no puede cerrar esto aquí, el diagnóstico de transexualidad es irreversible y no debe ser puesto en duda".

"Seguiremos hasta agotar los últimos recursos de la Justicia -enfatizó la madre- porque nuestra hija tiene derecho a vivir mejor".

------------------------

El caso de "Nati", lo puedes leer aquí --->
Habla la joven transexual argentina de 15 años y sus padres en medios, audios y videos


-------------------------


martes, 6 de diciembre de 2005

Exigen mujeres transgenéricas reconocimiento de identidad

Extraído de Olor a mi Tierra - El Sitio Web de Noticias desde Oaxaca06/12/2005 12:50:43 AM

* Analizan activistas sus derechos en el marco de la lucha contra el VIH/sida

Oaxaca, Oax. (Redacción NotieSe).- Activistas transgenéricas y transexuales destacaron la necesidad de reconocimiento de su identidad de mujer y su inclusión como mujeres transgénero y transexuales para la instrumentación de campañas contra el VIH.

En el marco del IX Congreso Nacional de VIH/sida, la activista Amaranta Gómez (Fotografía superior), quien fue la primera candidata transgénero a diputada federal por el desaparecido partido México Posible, indicó la importancia del reconocimiento de la mujer trans dentro de la sociedad, y la eliminación de esquemas de discriminación.

La activista con trayectoria en la lucha contra el VIH en la comunidad muxe opinó que se han creado ideas y conceptos erróneos sobre la figura de la muxe oaxaqueña, la que, si bien ocupa un lugar social de respeto en su población, es mas bien vista con resignación por la familia. "Estamos mejor que en otros lugares, pero definitivamente no es el paraíso".

Por su parte, la escritora y periodista transexual
Hazel Gloria Davenporth (Fotografía derecha), colaboradora de esta agencia, en su ponencia "La otra Misoginia" resaltó la necesidad de analizar la problemática trans desde el feminismo y de incluir la identidad y dignidad de mujer en las referencias hacia transgenérericas y transexuales dentro de las campañas de salud, de derechos humanos y de efectos jurídicos.

Asimismo, criticó la incongruencia de funcionarios como Alejandro Encinas, jefe de gobierno del Distrito Federal y Fadlala Akabani, delegado en Benito Juárez, el primero por su negligencia y falta de interés en crear programas laborales para mujeres transgenéricas, lo que influye en su ocupación como trabajadoras sexuales, y el segundo por amenazar con quitarlas de las calles con fuerzas de granaderos.

A su vez, Ivonne Rafael Villegas, coordinadora de la Unión de Trabajadoras Sexuales Rubí Arzola, insistió en que esta falta de oportunidades laborales han colocado a la trabajadora sexual en una exposición permanente al contagio del VIH, lo que se agudiza cuando se encuentra con discriminación por parte de personal de la Secretaría de Salud encargado de atención en VIH.

En su intervención desde el público, Lola Delgadillo, coordinadora de Galegi (Grupo de Apoyo Gay, Lésbico y Trans) de Irapuato, destacó que la campaña dirigida a hombres que tienen sexo con otros hombres no ha tenido repercusión dentro de la población transgenérica debido a que no se identifica como hombre, sino como mujer, y subrayó la necesidad de que se distribuyan condones diseñados para penetraciones anales.

Por su parte, el abogado
Víctor Hugo Flores Ramírez especialista en juicios de rectificación de nombre y sexo en documentos oficiales, reconoció que existen criterios de discriminación dentro del Registro Civil, mismos que dificultan e incluso imposibilitan injustamente el acceso a un nombre y a una identidad oficial a personas transexuales.

lunes, 5 de diciembre de 2005

XXVII Aniversario de la Constitución española

Extraído de La Nueva España Escrito por José Luis Iglesias Álavarez.

El próximo 6 de diciembre se cumple el XXVII Aniversario de la Constitución española, un tiempo suficiente para buscar un cambio en artículos como el 2, donde se reconocen los derechos y deberes de las comunidades autónomas de nuestro país.

La inmovilidad de la que hace gala el Partido Popular no es de recibo. Aunque fue un acuerdo de consenso entre las diferentes formaciones políticas, y sometido a referéndum libre y democrático, el propio proceso evolutivo de cualquier sociedad exige un cambio de nuestra Carta Magna.

Nuestra Constitución es una herramienta básica para ejercitar la libertad y la democracia individual y colectivamente, sin violencia y sin imposiciones de ningún tipo. Esto es lo que hemos logrado los hombres y mujeres que estuvimos sometidos y reprimidos hasta el 20 de noviembre de 1975 en que muere el dictador, Francisco Franco.

Recuerdo en el campo de El Molinón, donde se celebró un acto entre todas las fuerzas políticas democráticas y sindicales, manifestando al unísono, ese 6 de diciembre, nuestra aprobación pública a la Carta Magna.
Hay una serie de aspectos que se deben puntualizar. Durante estos 27 años hemos sufrido aspectos muy negativos para los trabajadores, así como para la ciudadanía en general que han conculcado principios que creíamos que podrían ser defendidos dentro del marco de nuestra Constitución.

«El artículo 10. La dignidad como persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social. Las normas relativas a los derechos fundamentales y las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las materias ratificadas por España». «El artículo 40. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el proceso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo. Asimismo, los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesional, velarán por la seguridad e higiene en el trabajo y garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones retribuidas y la promoción de centros adecuados».
«El artículo 41. Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres». Me veo obligado a recordar estos tres artículos, porque no han sido respetados ni defendidos por los diferentes gobiernos democráticos. Un desempleo en índices muy superiores a cualquier país de la Unión Europea, que no pueden consentirse ni admitirse, pues veja y humilla la dignidad de los hombres y mujeres del trabajo. El progreso debe estar al servicio de las personas y no desde los poderes oligárquicos y financieros, que han impuesto reformas en nuestro ordenamiento laboral con implicaciones de cientos de agentes sociales que cuestionan y evidencian nuestra Constitución.
La pobreza en nuestro país afecta a 8.000.000 de personas -cerca de 200.000 en Asturias-. Las prestaciones públicas en sanidad han quedado devaluadas y se ha hecho una pirámide de despropósitos de abajo arriba, viéndonos forzados a perder unos derechos adquiridos como, por ejemplo: pagar los fármacos de una forma injusta, así como ser permanentemente vigilados por las mutuas de seguros privados, como si de delincuentes se tratara. La prestación de desempleo por reestructuraciones o cierre de empresa objetivamente tendrán que ser verificados, por los agentes sociales y la Administración para tener un desempleo indefinido hasta encontrar un trabajo de acuerdo con su profesionalidad y dentro de su región. Cualquier tipo de prestación económica por jubilación, pensión, autónomo, viudedad, etcétera, debe ser equiparada a un salario digno de al menos 600 euros y 900 euros con familia.

En este contexto los gobiernos han venido incumpliendo la Constitución en fundamentos como la vivienda digna, trabajo, educación, protección, sanidad, medio ambiente.

La FELGT celebra "con alegría" la Constitución el año que son "por primera vez, ciudadanos con total plenitud"

Extraído de Europa Press

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGP), Beatriz Gimeno, declaró hoy, mediante un comunicado,
en la víspera del 27 aniversario de la Constitución Española, que el colectivo celebrará el día "con alegría", porque "tras años luchando, --dijo-- por vez primera" son ciudadanos "con total plenitud".


Este "sueño hecho realidad", como lo calificó Gimeno, ha sido posible con la modificación del Código Civil que permite que gays y lesbianas puedan
"acceder en igualdad al matrimonio".


La presidenta de FELGT aprovechó la fecha, además, para abogar por los derechos de los transexuales(1) se hagan "realidad. Derechos que, --señaló-- se recogen en el artículo 10 de la Carta Magna cuando habla del derecho a "la dignidad" y "libre desarrollo de la personalidad" y el artículo 43 que se refiere al derecho a "la protección de la salud".


Por otro lado, Gimeno criticó al Partido Popular por presentarse como "garante de la Constitución", ya que --afirmó-- se ha opuesto repetidamente a que lesbianas y gays "alcanzaran los derechos que les convertían en ciudadanos y ciudadanas en igualdad, ha interpuesto un recurso contra la universalidad de los derechos e intentó impedir hace dos años que gays y lesbianas celebraran un acto de apoyo a la Constitución".




jueves, 1 de diciembre de 2005

Violencia: Cristal, el precio de sentirse mujer

Encuentro este relato de Cristal, por la Web, su relato personal me sobrecoge, es la razón por la que aquí la expongo, la vida de una mujer en Cuba, su vida a sido y es muy dura, pero aun así, nos demuestra, que mientras una reconozca ante si misma y el mundo quien es, Cristal, nos muestra, su optimismo.

Extraído de
Caminos, escrito por Dalia Acosta/SEM-Cuba.

29/Nov/2005 La vida cambia cuando cae la noche. Cristal viste su falda de mezclilla bien corta, peina su pelo con esmero, maquilla su rostro como pocas saben hacerlo, se pone un par de altos tacones y sale a la calle a desafiar al mundo.

“Entonces no hay quien diga que nací hombre. Esa es mi cuota diaria de felicidad. Me gusta sentirme así…mujer”, confiesa a SEM en la sede del Centro Provincial de Prevención de Infecciones de Transmisión Sexual y Sida
, en la occidental provincia de Pinar del Río, donde colabora como promotora de salud. La aceptan como es y puede ser ella misma. Mucho tuvo que pasar para llegar hasta aquí. Desde el instante en que descubrió que se sentía bien vistiéndose de mujer, siendo mujer en cuerpo y alma, asumió también que “hay cosas en la vida que sólo se pueden hacer con mucha dignidad y orgullo. “Me dije ‘quiero hacer esto pase lo que pase’ y tomé el rumbo que debía tomar. Tenía que ser lo que yo sentía”, afirma.

Ahora, cuando entra al aula del curso de superación integral, una forma de terminar y continuar estudios, respira profundo y sigue adelante:
“Todos los días es una guerra distinta. No me aceptan en las actividades, no puedo ponerme aretes, pintarme las uñas o usar hebilla para recogerme el pelo. Pero yo ahí, si quieren que me vaya tienen que botarme”.

Como tantos travestis y transexuales, Cristal se vio un día en la calle, sin un techo para dormir y ningún familiar dispuesto a aceptarlo.
“Pueblo chiquito, infierno grande”, dicen en Cuba, y justo en un infierno se convirtió para Cristal la ciudad occidental de Pinar del Río, a 140 kilómetros de La Habana.

“Mi madre y mi padre se divorciaron y yo me crié con mi abuela. Ella tenía un carácter muy fuerte, creo que por ahí salí a ella, pero se enorgullecía de ser muy ‘antipájara’, no podía con los homosexuales. No me dejó entrar al preuniversitario porque decía que iba a perder mi hombría”, cuenta Cristal.

Para la abuela “todo el mundo era un homosexual o bandido” y podía pervertir a su nieto. Cuando tuvo su primera relación con un hombre, a los 16 años, la abuela la botó de la casa.
“Él era un médico y me maltrataba. La relación no pasó de los seis meses y mi abuela me recibió de vuelta. Fue una locura. No quería que me vistiera de mujer y me vi de nuevo en la calle”.

Pasó el tiempo, la casa de la familia quedó en manos de la madre de Cristal y su hermano, y las cosas fueron de mal en peor.
“Mi tío era un dolor de cabeza; me golpeaba todo el tiempo. Tenía 17 años el día que me prohibió volver a la casa y yo iba de todas formas, pero tenía miedo de que si él me veía le hiciera daño a mi madre”.

Entonces asumió definitivamente su identidad y empezó a trabajar en espectáculos de travestis que proliferaban de manera semiclandestina, subterránea.

“Imagínate lo que es vivir en la calle. No me dejaban entrar en ninguna parte, no me dejaban trabajar ni estudiar. ¿Qué hacía? Tuve que coger la calle, andaba tirado por ahí, tratando de buscarme la vida. Lo mismo me prostituía que me iba para La Habana a buscar cosas para revender aquí”. El día que su padre se enteró de que su hijo era travesti fue a buscarlo machete en mano.

“Me llevó para un parque y lo menos que me dijo era que debía tirarme delante de un tren, que lo mejor que hacía era morirme, que iba a buscar un negro que me desbaratara por dentro. Y mira cómo es la vida: a los dos años volvimos a hablarnos y me aceptó como soy”.

Así fue hasta el día del diagnóstico. Cuando supo que era portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, causante del sida), Cristal cayó en un estado depresivo tan profundo que quiso morir y, de hecho, intentó suicidarse. Sin embargo, por paradójico que parezca, el VIH lo salvó.

“Pasé el curso para promotores de salud entre hombres que tienen sexo con otros hombres y hace tres años que soy promotor de salud. Entendí la enfermedad, empecé a mirar las cosas de otra manera, a aceptarme a mí mismo, a no pensar que la vida se acabó para mi…todo lo contrario”.

Y en el día a día encontró el amor. “Es un muchacho de 22 años, mulato, promotor de salud, no es seropositivo. A él le gustan los travestis y me dice que si las parejas heterosexuales andan por la calle de la mano y se dan besos, las homosexuales tienen el mismo derecho”.

Así y todo, aunque estudie, sea un activista voluntario en la lucha contra el sida y tenga una pareja estable, la vida cotidiana sigue marcada por el fuerte rechazo social, la exclusión y el desconocimiento y falta de información sobre la diversidad sexual existente en la isla.

En Pinar del Río, como en otras regiones de Cuba, es fácil encontrar incluso personas homosexuales que expresan abiertamente su rechazo a travestis y transexuales porque no entienden la necesidad que “tiene un hombre de llegar al extremo de querer vestirse como una mujer”, refiere Cristal. “En la calle, todos los días y a toda hora, sientes el rechazo de hombres y mujeres. Nos gritan cosas, nos tiran botellas y jabas de basura, pasan en bicicleta y nos suben o bajan la falda…A veces nos ponemos agresivas, la cosa termina en pelea y, por supuesto, somos las culpables”, afirma.

Y añade que los insultos, burlas y amenazas vienen también de la policía. “Estás en una esquina hablando, vienen y te dicen que ahí no puedes estar, porque si pasa un turista extranjero qué va a pensar…Ni que no hubiera travestis en todos los países”.

Cristal sueña con trabajar en un cabaret, vestida de mujer, declamando poemas de amor y doblando canciones. Quizás, si hubiera podido estudiar y su vida hubiera sido diferente, ahora estaría trabajando en un teatro, en un centro de belleza o en un hospital como enfermero o médico. Nadie sabe.

“Me gustaría vivir como soy, sin que me estén señalando, aborreciendo o rechazando. Estar en paz con mi mamá, tener un lugar fijo donde vivir y no andar deambulando por la calle con mi pareja, ayudar a la gente a aceptar mi enfermedad y a tener valor para enfrentar a la sociedad”.

Confía en que el sida tendrá cura, en los muchos años que aún le quedan por vivir y en su más viejo sueño. “Me gustaría sentirme completamente mujer, no vivir más a pedacitos, no conformarme más con la imagen. Sentir que verdaderamente soy una mujer”.

Identidad diversa

Como en la Calle Real de Pinar del Río, los sitios de afluencia de travestis, transexuales y transformistas pueden encontrarse también en La Habana y en cualquier ciudad importante de esta isla caribeña. Un estudio de las psicólogas Janet Mesa y Diley Hernández, publicado por la revista cultural Temas,
asegura que estas personas podrían estar construyendo un nuevo grupo de identidad social en Cuba.

“La identidad nacional aparece vivida en estos sujetos desde el conflicto de sentirse orgullosos de ser cubanos, y al mismo tiempo, de no encontrar un lugar dentro de la sociedad”, afirman las especialistas y destacan que “el ser cubano tiene fuertes implicaciones” sociales, económicas y culturales y esto contribuye a “la conformación de una identidad muy diferente a la de otras personas en otros lugares del mundo y culturas”.

“Transformistas, travestis y transexuales: un grupo de identidad social en la Cuba de hoy” es el título de la investigación que incluyó entrevistas en más de una ocasión a 19 personas, entre 1998 y 2003. Independientemente de su autoclasificación, todas comparten la exigencia de querer “dar mujer” como norma grupal.

“Dar mujer” significa lograr una imagen lo más femenina posible. El fracaso en este empeño “puede implicar la sanción del grupo, materializada en la burla, la crítica y, por último, el rechazo”, añade el estudio y destaca que a la censura dentro de su propio grupo, o de la comunidad homosexual, se suma la marginación social que enfrenta la mayoría. Estas personas viven “bajo un discurso homofóbico y machista que celebra cualquier manifestación de repudio” contra ellas y que “justifica que los derechos y espacios individuales sean violados para salvaguardar una posición viril”, afirma el texto.

Entre las características comunes a todas, la investigación encontró el bajo nivel cultural asociado al temprano abandono de los estudios, sobre todo en la adolescencia cuando la definición sexual provoca el rechazo del grupo escolar. El estudio halló también que “aun cuando en la esfera laboral no existe, legalmente, prohibición para el empleo de estas personas, les es casi imposible encontrar un puesto de trabajo”.

“Los estereotipos sociales consideran inaceptable el empleo de un hombre vestido de mujer”, asegura. Así, la mayoría trabaja como artistas o peluqueras en negocios particulares, se siente frustrada profesionalmente, tiene una economía “inestable”, habita viviendas en muy mal estado y comparte pequeños espacios con muchas personas de bajo nivel cultural.

Marginalidad y violencia

A veces la prostitución se convierte en la única opción de vida. La marginalidad las hace vulnerables al sida y a la violencia de parte de sus parejas, muchas veces hombres heterosexuales. Así lo demuestra un estudio de Ada C. Alfonso y Mayra Rodríguez, especialistas del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), a partir de la experiencia de un grupo de jóvenes travestis, de cuatro ciudades del país, quienes se formaron como promotores para prevenir el VIH-Sida.


De acuerdo con sus observaciones, el maltrato psicológico se manifiesta en una gran variedad de actos, como las amenazas de abandono, las relaciones heterosexuales de noviazgo que los travestis deben aceptar de sus parejas,
las descalificaciones frecuentes, el aislamiento y hasta las prohibiciones a participar en actividades culturales o de “la farándula”.

Las bofetadas, las golpizas y los empujones son, según los propios entrevistados, las formas de violencia física que más han padecido, “tanto de sus parejas como de los miembros más cercanos de sus familias”, apuntan las especialistas.

Un proyecto del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) promueve una mayor comprensión social de la diversidad sexual y, desde hace años, apoya a transexuales cubanos en las gestiones legales para lograr un cambio de identidad. Transexuales y travestis no tienen acceso a implantes o cirugías estéticas y, por el momento, el sistema cubano de salud pública no incluye la operación de adecuación sexual.