lunes, 14 de noviembre de 2005

Nati, la joven transexual argentina es cada vez mas aceptada en el colegio por todos

Extraído de SentidoG.

Esta noticia la puedes leer al completo aquí, en este mismo Blog o bien pinchando el los Archivos del mes de Octubre del 2005 o pinchando directamente
AQUÍ

Diario Clarín-.

Asiste a clase con ropa de mujer. En la Dirección del Colegio dicen que no hay discriminación

Villa Dolores arde bajo el sol de la siesta. Una y media de la tarde y los adolescentes del turno mañana del Colegio Comercial, invaden la vereda impiadosa y blanca, apenas aliviada por la frescura de los primeros brotes de árboles raquíticos castigados por la sequía. "Ya sé, ustedes vienen por lo de la Nati", se adelanta Eliana, una diminuta morocha de 16 años. Y sigue: "Te aseguro que hasta que saltó todo esto, muchos no teníamos ni idea de que era un chico. La Nati va a tercer año, es linda, viene siempre vestida de chica y, como yo ayudo en el kiosco del cole, muchas veces le preguntaba qué querés, mamita. Siempre creímos que era una más de nosotras", explicó.

El día que "saltó todo esto" es una fecha que aquí nadie olvida: 3 de octubre, cuando a través del diario La Voz del Interior de Córdoba se conoció la historia de Nati: una chica transexual de 15 años cuyos padres solicitaron a la justicia una terapia hormonal para preparar su cuerpo para una futura operación de cambio de sexo.

"Vos imaginá", se anima Rita, de 17. Ella iba al baño de mujeres, hacía gimnasia con nosotras. Hay muchos casos en la escuela parecidos al de ellas. Y tratamos de aceptarlos a todos", asegura Eliana en la vereda donde se reunieron otros alumnos. Minutos antes, Edith Cornejo, la profesora de matemáticas a cargo de la dirección del colegio (por licencia de la titular), dijo: "Nosotros somos un colegio público urbano-marginal y tuvimos y tenemos muchos casos como el de Nati: chicos que sienten que tienen una identidad sexual distinta a la de su cuerpo. Ojo, no todos quieren operarse. Pero ese no es el punto: la escuela tiene una política de apertura. No hay discriminación y se les permite venir vestidos tal como ellos eligen. La otra opción es terrible para ellos: sin colegio, con muchos de ellos expulsados de sus casas, se los empuja a caer en la prostitución. Nosotros tratamos de evitar ese final".

Cornejo nació en Buenos Aires, tiene 35 años y tres hijos adolescentes, uno de los cuales fue "compañero desde el jardín de infantes" de Nati.

"Claro que los profesores conocemos su historia. Y ahora que esto salió a luz, lo más valioso es que sus papás hayan decidido acompañarla".

-Pero no todo fue comprensión para Nati. Hubo jóvenes que atacaron a pedradas su casa, y también insultos desde las ventanas del Colegio...

-En cuanto a lo de su casa, los papás hicieron la denuncia a la policía. Y con respecto a los del colegio, hubo charlas con los padres de ese grupo de alumnos para que hablen con sus hijos.

Cornejo dice que, "a pesar de todo", los chicos "asumen mejor" estos temas que los adultos. "Muchos de nosotros no sabemos convivir con las diferencias. Fuimos educados en la dictadura y ahora debemos aprender a educar en la libertad".

Al "Comercial", como todos conocen colegio de Nati, van unos 1.500 alumnos secundarios repartidos en tres turnos: mañana, tarde y noche. "Acá todos sabemos que a la noche vienen chicos travestis", revela Fernando, un pibe de 16. Creo que esas son cosas de la naturaleza. Hay que aceptarlas".A su lado, Federico, un muchachito de 17, arruga la nariz y piensa en voz alta: "Un poco me choca. No me acercaría para hablar con ella. Me da cosa". Y agrega: "Ponete en nuestro lugar -desafía- si tus amigos te ven con ella, te empiezan a cargar. Que ella haga su vida, pero yo no me junto", dice, mientras el sol incandescente sigue consumiendo la siesta pueblerina.

Protección

Desde que la casa de Nati fue atacada a pedradas, el comisario de Villa Dolores puso a su disposición su línea particular. "Si alguien intenta maltratarla, solo tiene que llamarlo desde su celular", dijo la mamá de Nati a Clarín.