sábado, 21 de octubre de 2006

Un hombre transexual sufre agresiones, trato discriminatorio y vejatorio por la policía en Barcelona (España)

(Agencias)-.
--------------
Este es el segundo caso visible en lo que va de año que la policía maltrata a una persona transexual, como fue el caso de Tatiana Sánchez Mansilla mujer transexual de Zaragoza y que puedes leer en este mismo sitio lo ocurrido pinchando en los siguientes enlaces:--->
Mujer transexual es detenida con fuerza, vejada y humillada por la policía en Zaragoza (España) y en ---> Joven denuncia policía Zaragoza por paliza en comisaría, mismo día que transexual vejada,yo emito la nota de prensa y debajo te copiaré como, si lo ves pertinente denunciar este gravísimo echo ante el Ministerio del Interior Español.

Recuerda que mañana puedes ser tu!!!!
-----------------------------------------------

Convocatoria

Concentración delante de los Juzgados de Barcelona, Passeig Lluis Companys, este lunes, 23 de octubre, a las 11h de la mañana.

Declaración de la víctima:

Me llamo Maro Diaz Liraki, tengo pasaporte de los EEUU aunque que resido en Barcelona y
deseo denunciar dos detenciones que he sufrido por parte de los Mossos d´Esquadra y por la Guardia Urbana de Barcelona los días 8 y 10 de octubre de 2006, así como el trato discriminatorio y las agresiones físicas y verbales cometidas contra mí por ambos cuerpos de seguridad.

Considero, como explicaré seguidamente, que
los y las agentes que me detuvieron tuvieron en todo momento una actitud discriminatoria y vejatoria hacía mí por mi condición transexual, por que el género femenino de mi nombre legal no corresponde con el género masculino con el que me identifico ni con mi aspecto.

Mi nombre legal es María Cristina Díaz Liraki y mi número de pasaporte es 711093439.

8 de octubre de 2006

A las 4:25 de la madrugada, yo cruzaba la Rambla del Raval junto a un grupo de amigos cuando observamos cómo el coche de patrulla de los Mossos d’Esquadra 1291-CME frenaba en seco en mitad de la calle y el agente 11757 salió corriendo con la mano alzada hacia un chico que orinaba al lado de un contenedor, y le golpeó con brutalidad.
Ante esta escena que presenciamos a unos 8 metros de distancia, dije en voz alta: “No, pero tío, por qué le metes una galleta? Ponle una multa y ya está. El agente se dirigió hacia mí y con la misma agresividad me pidió la documentación. Yo no tenía mi pasaporte conmigo y él me dijo que me identificarían en comisaría. Llegaron otros dos coches de patrulla. El agente 11757 trató de evitar que apuntáramos su número de identificación girando su placa. Me cogió con fuerza del brazo, me arráncó la camisa que llevaba cerrada y bajo la cual estaba desnudo. Le pedí que me dejara abrochármela y me lo impidió. Me llevó con violencia hasta el coche.

En la comisaría de Nou de la Rambla me pidieron mis datos, después de unos 15 minutos sólo en una sala, me comunicaron que podía irme.

En todo momento de la detención, las preguntas y las bromas sobre si era chico o chica fueron continuas.

10 de octubre de 2006.

Hacia las 20:30 me encontraba en la plaza George Orwell y buscaba en mi bolsillo el paquete de tabaco para ofrecer cigarros a una amiga.
Un desconocido se arrimó a mí por detrás y yo le dije que me dejara. Me preguntó qué tenía en los bolsillos y le dije: “no te conozco, déjame”. Entonces él me enseñó su placa de policía y me dijo: “Ahora me conoces”. Volvió a preguntarme qué tenía en los bolsillos. Yo contesté que no estaba haciendo nada y se acercaron dos agentes uniformados de la Guardia Urbana. Me cogieron fuerte del brazo, traté de hacer una llamada por el móvil para informar de mi situación y me lo impidieron. Me metieron en el coche y me llevaron a la comisaría de las Ramblas. Durante el trayecto, el policía secreto y una agente me golpearon en la cabeza repetidamente mientras me gritaban: “cállate maricón”. Cuando bajé del coche me sujetaban por cada brazo con fuerza desproporcionada y me obligaron a bajar una escalera con violencia. Me llevaron a una sala con bancos a los lados y una mesa central. Me llamaron la atención las manchas de sangre en el suelo en frente de mí.

En la sala, continuaron dándome bofetadas en la cara, en la cabeza y patadas en las piernas mientras yo les preguntaba por qué no llevaban el número de identificación visible. La agente en un momento me cogió por los pezones y me preguntó: “¿te ha gustado?”. También me tocaron la entrepierna, y la misma agente no identificada dijo: “Encima tiene rabo”.

Me tomaron los datos y después de una comprobación telefónica me dejaron ir hacia las 21:15.
--------------------------------
Como denunciar esto ante el Ministro de Interior Español:

Copia y pega todo lo que aquí te expongo y mandaló por correo electrónico a las siguientes direcciones:

serviprs@documenta.mir.es
estafeta@mir.es
alfredo.rubalcaba@diputado.congreso.es

Asunto: Trato policial a un ciudadano

Gabinete de Prensa
del Ministerio del Interior
Madrid

Estimados señores y señoras:

Les ruego que transmitan al señor Ministro del Interior mi profunda inquietud por el trato recibido por la ciudadano Maro Diaz Liraki por los Mossos d´Esquadra en Cataluña.

Como otros muchos ciudadanos demócratas que me consta que comparten esta grave desazón, requiero al Ministerio para que adopte las siguientes medidas:

a) Práctica de una investigación interior, paralelamente al procedimiento judicial, que depure responsabilidades y dictamine las medidas disciplinarias o cautelares a emplear.

b) Envío de una circular a los distintos centros de la Policía Nacional, la Guardia Civil, Guardia Urbana y Mossos d´Esquadra dependientes de ese Ministerio, con instrucciones sobre el trato respetuoso de que deben ser objeto las personas transexuales, como cualesquiera otras.

c) Presentación de las necesarias disculpas al ciudadano Maro Diaz Liraki.

Les saluda atentamente

(Firma)

Relato de los hechos.

Me llamo Maro Diaz Liraki, tengo pasaporte de los EEUU aunque que resido en Barcelona y deseo denunciar dos detenciones que he sufrido por parte de los Mossos d´Esquadra y por la Guardia Urbana de Barcelona los días 8 y 10 de octubre de 2006, así como el trato discriminatorio y las agresiones físicas y verbales cometidas contra mí por ambos cuerpos de seguridad.

Considero, como explicaré seguidamente, que los y las agentes que me detuvieron tuvieron en todo momento una actitud discriminatoria y vejatoria hacía mí por mi condición transexual, por que el género femenino de mi nombre legal no corresponde con el género masculino con el que me identifico ni con mi aspecto.

Mi nombre legal es María Cristina Díaz Liraki y mi número de pasaporte es 711093439.

8 de octubre de 2006

A las 4:25 de la madrugada, yo cruzaba la Rambla del Raval junto a un grupo de amigos cuando observamos cómo el coche de patrulla de los Mossos d’Esquadra 1291-CME frenaba en seco en mitad de la calle y el agente 11757 salió corriendo con la mano alzada hacia un chico que orinaba al lado de un contenedor, y le golpeó con brutalidad. Ante esta escena que presenciamos a unos 8 metros de distancia, dije en voz alta: “No, pero tío, por qué le metes una galleta? Ponle una multa y ya está. El agente se dirigió hacia mí y con la misma agresividad me pidió la documentación. Yo no tenía mi pasaporte conmigo y él me dijo que me identificarían en comisaría. Llegaron otros dos coches de patrulla. El agente 11757 trató de evitar que apuntáramos su número de identificación girando su placa. Me cogió con fuerza del brazo, me arráncó la camisa que llevaba cerrada y bajo la cual estaba desnudo. Le pedí que me dejara abrochármela y me lo impidió. Me llevó con violencia hasta el coche.

En la comisaría de Nou de la Rambla me pidieron mis datos, después de unos 15 minutos sólo en una sala, me comunicaron que podía irme.

En todo momento de la detención, las preguntas y las bromas sobre si era chico o chica fueron continuas.

10 de octubre de 2006.

Hacia las 20:30 me encontraba en la plaza George Orwell y buscaba en mi bolsillo el paquete de tabaco para ofrecer cigarros a una amiga. Un desconocido se arrimó a mí por detrás y yo le dije que me dejara. Me preguntó qué tenía en los bolsillos y le dije: “no te conozco, déjame”. Entonces él me enseñó su placa de policía y me dijo: “Ahora me conoces”. Volvió a preguntarme qué tenía en los bolsillos. Yo contesté que no estaba haciendo nada y se acercaron dos agentes uniformados de la Guardia Urbana. Me cogieron fuerte del brazo, traté de hacer una llamada por el móvil para informar de mi situación y me lo impidieron. Me metieron en el coche y me llevaron a la comisaría de las Ramblas. Durante el trayecto, el policía secreto y una agente me golpearon en la cabeza repetidamente mientras me gritaban: “cállate maricón”. Cuando bajé del coche me sujetaban por cada brazo con fuerza desproporcionada y me obligaron a bajar una escalera con violencia. Me llevaron a una sala con bancos a los lados y una mesa central. Me llamaron la atención las manchas de sangre en el suelo en frente de mí.

En la sala, continuaron dándome bofetadas en la cara, en la cabeza y patadas en las piernas mientras yo les preguntaba por qué no llevaban el número de identificación visible. La agente en un momento me cogió por los pezones y me preguntó: “¿te ha gustado?”. También me tocaron la entrepierna, y la misma agente no identificada dijo: “Encima tiene rabo”.

Me tomaron los datos y después de una comprobación telefónica me dejaron ir hacia las 21:15.

2 comentarios:

Trans_Bitacora - Diario de Información Digital Movimiento TLGB, no se hace responsable de los comentarios vertidos en el mismo