jueves, 19 de enero de 2006

Una de las cuatro presas transexuales de Villabona pasa al módulo de mujeres

Noticia Extraída de La Nueva España

------------------
NOTA: La noticia que a continuación recopilo está relacionada con:
Una transexual lleva 45 días sin comer en prisión y con está otra noticia más reciente, con lo cual se demuestra una vez más que "la unión hace la fuerza", Colectivos y Asociaciones piden solución para la situación de transexuales presas en España.Por otro lado deseo decirte que La Nueva España, aun no se ha enterado, como toda España, que una mujer transexual, aún sin haberse sometido a una CRS (Cirugía de Reasignación Sexual), es una mujer, o ¿Acaso las personas somos hombres o mujeres por el simple hecho de nuestros genitales?
-------------------

La Audiencia afirma que no se puede ignorar la realidad por no poder acceder a una «costosa intervención quirúrgica»

Oviedo, Idoya RONZÓN

María Jesús Lastra Lamar, uno de los cuatro transexuales que actualmente permanecen internados en el centro de Villabona, fue trasladada ayer por la tarde al módulo de mujeres, después de que en la prisión asturiana se recibiera un auto de la Audiencia Provincial de Oviedo ordenando su cambio de departamento. El auto, de la Sección Tercera, cuya ponente fue
la magistrada Ana Álvarez Rodríguez, revoca así la decisión de la propia Dirección General de Instituciones Penitenciarias -que había decidido mantener a Lastra en un módulo masculino porque por el momento no se ha sometido a una operación de cambio de sexo- y del Juzgado de vigilancia penitenciaria asturiano, que también había denegado su petición. Lastra, que ya libró una batalla similar hace años contra la Administración, durante una condena anterior en la prisión asturiana, recibió entre lágrimas la decisión de la Audiencia, según confirmaron fuentes penitenciarias.

La Sección Tercera -que en todo momento se refiere a Lastra Lamar como «el interno» o «el recurrente», en masculino- basa su decisión en los informes realizados desde su internamiento en la prisión. Aunque reconoce que Lastra no se ha sometido a ninguna operación de cambio de sexo, sí subraya que «sigue un tratamiento hormonal, con revisiones en endocrinología», según los datos aportados al proceso por la subdirectora médica del centro penitenciario. Por su parte, según el psicólogo de la cárcel, su comportamiento
«cumple los criterios para el diagnóstico de un trastorno de identidad sexual», ya que «presenta una identificación acusada y persistente con el otro sexo», que se manifiesta con «síntomas tales como un deseo firme de pertenecer al otro sexo, de vivir o ser tratada como una persona del otro sexo o de experimentar las reacciones y las sensaciones típicas del otro sexo».

Según el informe del psicólogo, María Jesús Lastra, que en Villabona está inscrita como Jesús Lastra, «presenta un malestar persistente con su propio sexo y un sentimiento de inadecuación con su rol, que se manifiesta a través de la preocupación de eliminar las características sexuales primarias y secundarias, a través de un tratamiento hormonal, quirúrgico u otros procedimientos para modificar físicamente sus rasgos sexuales». Su objetivo, apostilla, es «parecerse al otro sexo, añadiendo que dicha alteración le provoca un malestar clínicamente significativo y un deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo». Además,
«Lastra tiene una apariencia femenina» y todos la conocen «como María Jesús». Así, el psicólogo del centro concluye que «desde el punto de vista conductual y emocional», Lastra -que llegó a ponerse en huelga de hambre para reivindicar sus derechos- «está más cerca del género femenino que del masculino».

Según la Audiencia Provincial, «resulta evidente que mantener a Lastra en un módulo de hombres supone desconocer una realidad social representada por un colectivo de personas que se identifican intensamente con el otro sexo, con toda la problemática añadida de la reclusión penitenciaria y con el agravio comparativo según se haya podido acceder o no a costosas operaciones quirúrgicas». Según confirmaron a este periódico fuentes penitenciarias, una quinta presa transexual, que en esta ocasión sí se sometió a una intervención de cambio de sexo, lleva varios meses ingresada en el módulo de mujeres.

La Sección Tercera apunta que «precisamente para evitar este tipo de dislates y a instancias de la Comisión parlamentaria de Política Social y Empleo del Congreso de los Diputados, Instituciones Penitenciarias emitió una instrucción con la finalidad de hacer efectivo en el ámbito penitenciario el respeto a los derechos de los transexuales». Según esta instrucción, explica la Audiencia,
«deben buscarse fórmulas para que los transexuales a los que no se les haya reconocido su cambio de sexo en un documento oficial acreditativo de su identidad sean ingresados en caso de condena atendiendo al sexo socialmente reconocido y por el que desarrollan su vida de siempre».

--------------------



2 comentarios:

  1. Felicidades Maria Jesús!!!


    Un saludo Andrea, hacia mucho tiempo que no pasaba por esta nuestra/tuya casa.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Re-bienvenida Cristina

    Ya he visto, que te pusiste a fondo con los omentarios, gracias por estar aquí.

    Besazos

    ResponderEliminar

Trans_Bitacora - Diario de Información Digital Movimiento TLGB, no se hace responsable de los comentarios vertidos en el mismo