miércoles, 24 de septiembre de 2008

ARGENTINA: La situación de las travestis de Palermo, hoy


Fuente: AG Magazine (Argentina).
-------------------------------
Por: Marco Bustamante

El actual jefe de gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires, parece haberse olvidado de la polémica por el usufructo por parte de las travestis del "Rosedal de Palermo" para ejercer la prostitución

• Lejos en el tiempo quedaron los móviles de televisión las 24 horas del día, entrevistando histéricas señoras que se quejaban de una realidad que les resulta ajena e intolerable

• AG Magazine volvió a la zona en cuestión para saber como está la situación hoy.

Pasadas las 20:30 horas del viernes entre las sombras de los bosques de Palermo ya eran más de medio centenar las figuras que ofrecían a los automovilistas (que giraban como calesita) sus servicios sexuales. Adentrándonos en la zona, debajo del puente del tren de la línea Mitre, un par de baños químicos y una camioneta del gobierno de la ciudad eran la única presencia "de las autoridades" que se podía apreciar.

La ausencia de la policía convierte el lugar en tierra de nadie y expone a todos por igual a robos constantes que se llevan a cabo por personas que, en su mayoría, provienen de las villas aledañas. En el mejor de los casos sólo se roban carteras y celulares, pero se han podido registrar hechos en las que las lecciones personales conducen a los damnificados directo al hospital. Esto motiva la presencia de "matoncitos" que por unos pesos -pagados por los puestos de comidas rápidas- vigilan la presencia de los extraños que caminan por la noche.

Hace más de un año la defensora del pueblo, Alicia Pierini, en nombre de los vecinos de la Avenida del Libertador, decidió iniciar un expediente para prohibir la oferta sexual en Palemo. Con la asunción de Mauricio Macri como jefe de gobierno porteño -y su implementación de políticas claramente homofóbicas y transfóbicas- las travestis fueron desterradas a uno de los laterales de la plazoleta Florencio Sánchez, dentro del parque Tres de Febrero, en la zona del Lago de Regatas.

Desde la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA) se vienen llevando a cabo constantes gestiones en rechazo de impedir la oferta en el lugar. Pero, los gobiernos municipales vienen haciendo oídos sordos desde hace años.


TRABAJO DIGNO, TRABAJO ELEGIDO

El mensaje parece ser claro: si no se quiere la prostitución, habría que darles la posibilidad de hacer otros trabajos. E incluso vale preguntarse ¿por qué privar a una persona de trabajar en uno de los oficios más viejos de la historia, siempre que esa actividad no interfiera con otras actividades cotidianas? Pero, como siempre, no hay peor sordo que él no quiere oír. Debajo de un farol pudimos conversar con Any: dice tener menos de 30 y más de 25. Sus inmensas ojeras dejan ver una vida de sufrimiento y discriminación. "Acá no hemos tenido problema, pero queda lejos de todo y muchas decidieron volver al rosedal".

A unos pocos metros, una chica de origen peruano aprovecha que todavía no llegaron el centenar de travestis que se instalan en el lugar, para hacer los primeros pesos de la noche. Nos cuenta que en su país se dedica a otra cosa, pero que es buen negocio -cuando viene a visitar a parientes que viven actualmente en el barrio de Once- dedicarse a la prostitución como forma de financiar la estadía.

Otras, se muestran reacias a conversar con nosotros y prefieren mantenerse "lejos de la prensa" para evitar problemas en un futuro. Comprendemos la actitud tras el manejo mediático que se le ha dado al tema y que ha rozado lo circense.


LA SOLUCIÓN: ALLÁ LEJOS Y MUY OSCURA

Ni Mauricio Macri, ni Jorge Telerman -y mucho menos Aníbal Ibarra- pudieron llegar a una solución conciliadora sobre el tema. El horizonte del problema es oscuro y se pierde entre los inmensos nubarrones eclesiásticos y las políticas fascistas de la derecha que domina las decisiones de la ciudad de Buenos Aires.

Mientras el aparato burocrático se come los años y la paqueta clase rica de Palermo levanta muros cada vez más alto para no ver la realidad que se les presenta a unos pocos metros, llegan a la nueva Zona Roja travestis cada vez más jóvenes, que no encuentran en ninguna parte una sociedad democrática que las cobije.


Informe y fotos de Marco Bustamante exclusivos para AG Magazine
marco@agmagazine.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Trans_Bitacora - Diario de Información Digital Movimiento TLGB, no se hace responsable de los comentarios vertidos en el mismo