martes, 26 de septiembre de 2006

Trabas en trámites y exclusión laboral enfrentan en SL (México) las mujeres transexuales

La Jornada-.
------------------
El 80% no tienen más opción que el sexoservicio, denuncia Raquel Torres Flores

La discriminación contra las personas transexuales está muy extendida en San Luis Potosí, y se refleja desde las agresiones físicas en contra de las mujeres transexuales, los obstáculos en la realización de trámites diversos y la exclusión de oportunidades de trabajo, reveló Raquel Torres Flores, encargada de un proyecto realizado por el Consejo Estatal de Información del Sida (Ceisida) para difundir los derechos entre la comunidad transexual en la entidad.

En conferencia de prensa donde se dio a conocer este proyecto, Torres Flores indicó que la discriminación laboral hacia la comunidad transgénero en San Luis ha orillado al 80 por ciento de sus integrantes, de un total de 170 que se tienen registradas en la capital del estado, al sexoservicio.

El evento es organizado por el Ceisida y en él participa la organización no gubernamental Fortaleciendo Identidad y Diversidades (Fid), el Conasida y el organismo internacional Alliance.

En la presentación también se contó con la presencia de la primera funcionaria transgénero contratada por el gobierno federal, Gloria Hazel Davenporth, jefa del departamento de Organizaciones de la Sociedad Civil del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida).

Múltiples violaciones

Para conocer la realidad de la población transgénero en San Luis Potosí, que en la capital, según registro del Cesida, es de 170 personas, el centro elaboró un diagnóstico entrevistando a 37 mujeres.

Torres Flores señaló que las conclusiones del estudio indicaron que en la entidad, las mujeres transexuales enfrentan violaciones a sus derechos humanos “de todo tipo”, entre las que citó trabas a su educación, puestas por sus propias familias desde la infancia; la negativa de empresas a darles empleo por su apariencia física, las trabas que enfrentan en los trámites para adquirir o rentar una vivienda, el trato diferenciado que reciben en algunos centros de salud.

Imposibilitados de tener un empleo en los sectores privado y público, dijo Torres Flores, se ven orillados al sexoservicio. El 80 por ciento de las mujeres transexuales de la entidad, indicó, se dedican a esta actividad, lo que las expone a enfermedades de transmisión sexual, como el sida.

Ante esta situación, señaló la entrevistada, el Centro Estatal de Información sobre el Sida, FID y Alliance, una organización internacional que apoya las acciones contra el sida en países en desarrollo, y que en la conferencia de prensa estuvo representada por Stephen Lewis, organizaron una serie de cursos que originalmente estaban orientados a que la comunidad transexual potosina conociera sus derechos humanos –en colaboración con la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)–, prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, indicó, los organizadores se encontraron con que entre estas mujeres había mucha autoestigmatización interna, por lo que se planeó una segunda etapa que incluirá estudios sobre la identidad y la autoestima, para combatir el estigma interno que las hace también vulnerables a agresiones y violaciones a sus derechos humanos.

Torres Flores indicó que, como signo alentador, las mujeres transexuales empiezan a acudir a los centros de salud a pedir exámenes para detectar enfermedades de transmisión sexual y hepatitis, lo que significa que ya están ejerciendo ese derecho.

Sobre la situación en los municipios, la entrevistada indicó que la situación de las transexuales se desconoce, al igual que su número, pero advirtió que enfrentan iguales dificultades que las de la capital del estado.

Doble discriminación

A la conferencia de prensa asistió Gloria Hazel Davenporth, jefa del departamento de Organizaciones de la Sociedad Civil del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida), la primera funcionaria transexual en alguna dependencia del gobierno federal.

La funcionaria federal indicó que el Censida está realizando el primer proyecto nacional de salud para mujeres transgénericas.

Este grupo, indicó, enfrenta dos tipos de discriminación muy nocivas: la homofóbia y el machismo.

Señaló que es necesario concienciar a la sociedad de que la de las transexuales es una situación de género, no de sexualidad. Explicó que una mujer transgenérica no es un homosexual vestido de mujer, sino una persona que vive su vida desde la perspectiva del sexo femenino.

Advirtió que la discriminación hacia las personas transexuales afectan al desarrollo del país, pues al reducírseles sus opciones, se dejan de lado las aportaciones que podrían hacer a la sociedad.

Interrogada sobre si no ha habido trabas a su trabajo en el gobierno panista, Hazle Davenporth indicó que la administración foxista ha registrado avances en materia de tolerancia a la diversidad sexual. “México se ha posicionado como un país que ha hecho esfuerzos sumamente respetables en el impulso del respeto a la diversidad sexual”, señaló.

Sobre las cifras de las transexuales en México, la entrevistada dijo que no hay números precisos, pero indicó que hay estimaciones de que el 35 por ciento de las personas que se dedican al sexoservicio masculino, en realidad son mujeres transgenéricas.

Señaló que es importante pensar en la creación de oportunidades para darle más opciones de desarrollo a las mujeres transgénero. Comentó que actualmente, estas mujeres sólo tienen tres alternativas: el sexoservicio, las estéticas de belleza y los espectáculos en donde se imitan a artistas de la televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trans_Bitacora - Diario de Información Digital Movimiento TLGB, no se hace responsable de los comentarios vertidos en el mismo