viernes, 8 de diciembre de 2006

Rotundo apoyo de 54 estados en la ONU a la Declaracion de Noruega contra la homofóbia y la transfóbia

SentidoG-.
---------------------------

La Declaración de Noruega llama a la ONU a incluir la homofobia y transfobia entre sus preocupaciones permanentes.

Durante años el movimiento mundial de las minorías sexuales venía persiguiendo un pronunciamiento de los estados de las Naciones Unidas (ONU) que reconociera y repudiara la discriminación que a diario viven gays, lesbianas y transexuales en todos los países.

El intento pasado más importante fue
la resolución
"Orientación Sexual e Identidad de Género" redactada por Brasil. Sin embargo, las presiones del Vaticano y de los países islámicos abortaron que el texto fuera sometido a votación de la ahora extinta Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Pero las minorías sexuales no bajaron la bandera del arcoiris y buscaron alternativas.
El apoyo provino de Noruega, país que elaboró una nueva declaración que el 1 de diciembre pasado fue expuesta con la inédita firma de 54 Estados en la tercera sesión Consejo de Derechos Humanos de la ONU, instancia que este año reemplazó las funciones de la Comisión respectiva de las Naciones Unidas.

Aunque la propuesta de Noruega es sólo una declaración, que no fue votada y en ningún caso es una resolución,
el movimiento internacional de minorías sexuales la califica como el más importante referente de las Naciones Unidas en relación a los derechos de gays, lesbianas y trans.

"El texto de Noruega es la mayor declaración realizada nunca en Naciones Unidas sobre temas de orientación sexual", señaló una y otra vez en correos enviados a los grupos de minorías sexuales del mundo el co-director de la organización canadiense Arc Internacional, John Fisher, quien encabezó la lucha sobre la materia.

La opinión es compartida en el mundo por la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) y por la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas (IGLHRC).

La declaración de Noruega es breve, de apenas tres párrafos, pero sus alcances pueden ser infinitos. Y es que en el texto los 54 Estados adherentes expresaron su "más profunda preocupación por las continuas violaciones a los derechos humanos" basados en "la orientación sexual y la identidad de género".

Explicitando la convicción de que
"los principios de universabilidad y de no discriminación exigen" enfrentar la homofobia y transfobia, el texto instó al Consejo de Derechos Humanos a "otorgar la debida atención" a estas formas de violaciones a los derechos humanos.

Con el objetivo de asegurar efectos concretos, la Declaración pidió al presidente del Consejo de DDHH de la ONU, el embajador Luis Alfonso de Alba, "que otorgue una oportunidad dentro de alguna sesión futura para la discusión de estos importantes asuntos de derechos humanos".

De manera más específica,
los Estados llamaron también a "todos los Procedimientos Especiales y a los órganos de los tratados a que sigan incluyendo a las violaciones de los derechos humanos por orientación sexual e identidad de género entre las preocupaciones de sus mandatos pertinentes".

"Esta declaración de Noruega es un éxito histórico, aunque no se trate de una resolución", indicó a OpusGay el representante de la ILGA, Stephen Barris, tras precisar que el "final feliz" se debió en primer lugar a la movilización de Arc Internacional que contó con el respaldo instantáneo de su organización, así como de la IGLHRC y diversos grupos de cada país.

En esa línea, el encargado para América Latina y el Caribe de la IGLHRC, Marcelo Ferreyra, destacó a OpusGay que "esta es la primera vez que una declaración firmada por 54 Estados denuncia ante las Naciones Unidas las más graves violaciones hacia las personas por su orientación sexual o su identidad de género".

La Declaración de Noruega, agrega, es "una iniciativa generada por diversos hechos contrarios a la orientación sexual o la identidad de género que se han dado en la ONU. Por ejemplo frente a los reclamos de un relator especial por la pena de muerte aplicada a personas homosexuales, el representante de Nigeria justificó la situación en su país afirmando que en esos casos la pena de muerte era correctamente aplicada".

Pero el texto no sólo es una respuesta a declaraciones homofóbicas en la ONU y a los violaciones a los derechos humanos en el mundo, sino también es el resultado de las movilizaciones que desde el 2003 los organismos de minorías sexuales intensificaron en las Naciones Unidas para obtener algún tipo de pronunciamiento favorable de sus Estados parte.

"Esto un logro importante de un proceso iniciado tres años atrás con la resolución de Brasil", recordó Barris, para quien el hito se suma a las gestiones de la ILGA porque los grupos de minorías sexuales tengan voz propia en la ONU, y no a través de organizaciones aliadas, como ocurre en la actualidad.

La ILGA reconoce que los trabajos en la "ONU son más bien lentos, pero el apoyo creciente de Estados que vemos desde el 2003 es un buen indicador del éxito" para el futuro, dice Barris.

Pronunciamientos previos y Estados Unidos

La Declaración de Noruega fue antecedida por diversos pronunciamientos vertidos en la ONU a favor de las minorías sexuales, lo cual facilitó el éxito de la semana anterior.

Como bien lo recuerda ARC Internacional, uno de los dichos más importantes provino el pasado 26 de julio de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour.

En la Conferencia Internacional sobre Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), celebrada en Montreal, Arbour sostuvo que "la violencia contra las personas LGTB queda con frecuencia sin denunciar, sin documentar y últimamente sin castigar. Raramente provoca debate público e indignación. Este vergonzoso silencio es el rechazo último al principio fundamental de la Universalidad de los derechos".

Con todo, fue el mismo Secretario General de la ONU, Kofi Anan, quien el 2001 había advertido sobre este tema al señalar que " la discriminación basada en (&) la orientación sexual (&) es muy común". Dos años después sentenció que "las Naciones Unidas no pueden perdonar ninguna persecución o discriminación contra nadie, cualquiera que sea el motivo".

En tanto, este año, el relator especial sobre el Derecho a la Educación de la ONU, Vernor Muñoz, consideró en su informe anual un estudio enviado por el Movilh donde se reportaron los variados casos de discriminación que han enfrenado las alumnas lesbianas en Chile.

Contando también con aporte de otros organismos extranjeros de minorías sexuales, Muñoz denunció por primera vez en la ONU
"los casos de discriminación y exclusión de estudiantes que fueron expulsadas en el 2005 de los centros educativos al ser encontradas mostrando algún tipo de afecto a compañeras de su mismo sexo".

Quizás estos cambios, también derivaron en que la posición históricamente hostil de gobiernos republicanos de Estados Unidos frente a estos temas variara, a un punto que ese país brindó su apoyo a la Declaración de Noruega.

Para asegurar la adhesión de Estados Unidos, la "ILGA estuvo en comunicación con miembros del Congreso en los EE.UU para que escribieran una carta a la Secretaria del Estado, Condoleezza Rice . Ello, junto a los esfuerzos de Arc Internacional, que estaba en contacto diario con las varias misiones en la ONU, permitió finalmente que Estados Unidos se uniera a los demás firmantes de la declaración noruega", añade Barris.

En cambio, otros países se mantuvieron en su rechazo. Ferreyra especifica que "Republica Dominicana retiró su apoyo a ultimo momento debido a presiones del Vaticano. Sudáfrica tampoco apoyó el documento a pesar de los esfuerzos de los y las activistas de ese país"

Sin embargo, destaca que "los países que estaban en contra del documento no hicieron declaración alguna. Salvo Paquistán que comentó que en una fase de construcción del Consejo de Derechos Humanos se debe tener cuidado de tocar temas que han sido extremadamente controvertidos en el pasado".

Finalmente el texto contó con el apoyo de Albania, Andorra, Argentina, Australia, Austria, Bélgica Bosnia y Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Guatemala, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Letonia Liechtenstein, Lituania, Luxembourgo, Malta, México, Montenegro, Países Bajos, Nueva Zelandia, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, la antigua República yugoslava de Macedonia, República de Korea, the Republica de Moldova, Romania, Serbia, España, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Suiza, Timor-Leste, Ucrania, Reino Unido, Estados Unidos, Uruguay y, por supuesto, Noruega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trans_Bitacora - Diario de Información Digital Movimiento TLGB, no se hace responsable de los comentarios vertidos en el mismo